Covadonga y los Lagos


lagunascovadonga0003 lagunascovadonga0009 lagunascovadonga0011 lagunascovadonga0012 lagunascovadonga0013 lagunascovadonga0014 lagunascovadonga0016 lagunascovadonga0019 lagunascovadonga0021 lagunascovadonga0022 lagunascovadonga0024 lagunascovadonga0025 lagunascovadonga0026 lagunascovadonga0029 lagunascovadonga0031 lagunascovadonga0033 lagunascovadonga0035 lagunascovadonga0039 lagunascovadonga0040 lagunascovadonga0042 lagunascovadonga0043 lagunascovadonga0048 lagunascovadonga0049 lagunascovadonga0050 lagunascovadonga0052

Dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, los Lagos de Covadonga se han convertido en un mito.
Desde Covadonga, a doce kms., por una carretera serpenteante, se llega a los Lagos Enol y La Ercina, a 1070 y 1108 m. respectivamente.
A mitad del camino se encuentra el Mirador de la Reina, desde donde se contempla una preciosa panorámica. La serenidad de sus aguas, las cercanas cumbres, las brumas y neblinas conforman un paisaje de lo más sugestivo, que justifica las leyendas que corren sobre ellos.
Para los que no se conformen con dar una vuelta por sus orillas y disfrutar de las vistas tan extraordinarias que ofrece este hermoso paraje, hay programadas una serie de rutas con diferentes dificultades y duraciones que cada uno puede elegir a su conveniencia.

Los Lagos de Covadonga, denominados Enol y La Ercina, son de origen glaciar, se encuentran en el Macizo Occidental o del Cornión, dentro de Los Picos de Europa, a ellos se llega por carretera y son punto de partida de numerosas rutas de senderismo y montañismo.
El lago Enol es el primero que se encuentra, es uno de los dos lagos que conforman el conjunto conocido como Lagos de Covadonga se ubica a 1.070 m. de altitud y alcanza los 23 m. de profundidad. En sus aledaños se puede observar una gran riqueza de especies de flora. Se trata del más grande de los dos.
El lago La Ercina está a 1.108 m. de altitud y su profundidad máxima es de 3 m., en él viven fochas, ánades azulonas y en los meses fríos se pueden observar cercetas, porrones, garzas... Este lago es de dimensiones (tomadas en absoluto) menores que el lago Enol, y su capacidad cúbica también es más baja. Las características de similitud con el lago Enol están ligadas a su origen (ambos tienen un origen glaciar) y por supuesto, su situación geográfica, ya que ambos lagos se encuentran separados por la Porra del Enol mediando entre ellos una distancia inferior a cuarenta metros.

El 22 de julio de 1.918, durante el reinado de Alfonso XII, se decreta el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga como el primer Parque de España, en 1.995 se amplió y pasó a denominarse Parque Nacional de los Picos de Europa.
Para acceder a Los Lagos es imprescindible pasar por El Real Sitio de Covadonga que es un lugar de peregrinación. La Basílica, la Santa Cueva con la imagen de la Virgen de Covadonga "la Santina", la Fuente de los Siete Caños etc. son visita obligada para aquellos que no la conozcan.
La batalla de Covadonga o la "engarradiella" que tuvo lugar, en el Monte Auseva de Covadonga, allá por el 718, detuvo la expansión musulmana. El Reino de Asturias, continuador de la España visigoda, sirve de seno al arte Prerrománico Asturiano, Patrimonio de la Humanidad.

Covadonga es uno de los lugares más emotivos para los asturianos, por los retazos históricos, religiosos y artísticos que allí se encuentran.Naturaleza, religión e historia se unen para hacer de Covadonga un lugar de peregrinación y un destino obligado de los
visitantes que se acercan a Asturias.
En la misma montaña donde el rey Pelayo derrotó a los árabes se encuentra la Cueva Santa, cuyo interior alberga la imagen de la Virgen de Covadonga, una capilla neo-románica y la tumba de Pelayo.
Bajo ella está la laguna que genera la cascada del río Deva.
La basílica de Covadonga se construyó entre los años 1877 y 1901. La desaparición de sus planos originales, posiblemente en el transcurso de la Guerra Civil, la dejó sin su original radiografía. Sin embargo, este monumento está considerado como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neorrománica de finales del siglo XIX.
La primera imagen de la Santina se perdió por culpa de un incendio que destruyó la iglesia que la albergaba dentro de la Cueva (la palabra Covadonga quiere decir precisamente Cueva de la Señora, Cova Dominica). Dicha imagen, de estilo románico, formaba parte de una estructura de madera que colgaba en el aire, rodeada por la cascada del río Deva. Justo un año después y dada la importancia religiosa y también política del santuario, la catedral de Oviedo donó la imagen de la Virgen actual. Esta imagen que se bautizó por su pasado histórico como la “Virgen de las Batallas”, es una talla policromada cubierta con ropaje y manto. Sin embargo fue concebida para mostrarse sin el ropaje y este manto al que hacemos referencia está pintado sobre la madera en un azul verdoso, que se adorna con flores rojas alineadas verticalmente.

 

CRISTOBAL POYATO
F O T O G R A F I A