Alhama, Subida a la Maroma
Slideshow
alhama-maroma0001
alhama-maroma0002
alhama-maroma0003
alhama-maroma0005
alhama-maroma0007
alhama-maroma0009
alhama-maroma0010
alhama-maroma0011
alhama-maroma0012
alhama-maroma0013
alhama-maroma0014
alhama-maroma0015
alhama-maroma0019
alhama-maroma0020
alhama-maroma0021
alhama-maroma0022
alhama-maroma0023
alhama-maroma0024
alhama-maroma0025
alhama-maroma0027
alhama-maroma0028
alhama-maroma0032
alhama-maroma0033
alhama-maroma0035
alhama-maroma0036
alhama-maroma0037
alhama-maroma0038
alhama-maroma0039
alhama-maroma0040
alhama-maroma0041
alhama-maroma0043
alhama-maroma0044
alhama-maroma0045
alhama-maroma0046
alhama-maroma0047
alhama-maroma0048
alhama-maroma0049
alhama-maroma0051
alhama-maroma0052
alhama-maroma0054
alhama-maroma0054b
alhama-maroma0055
alhama-maroma0056
alhama-maroma0057
alhama-maroma0058
alhama-maroma0059
alhama-maroma0060
alhama-maroma0063
alhama-maroma0064
alhama-maroma0065
alhama-maroma0066
alhama-maroma0067
alhama-maroma0068
alhama-maroma0069
alhama-maroma0070
alhama-maroma0071
alhama-maroma0072
alhama-maroma0073
alhama-maroma0074
alhama-maroma0075
alhama-maroma0076
alhama-maroma0077
alhama-maroma0078
alhama-maroma0080
alhama-maroma0081
alhama-maroma0082
alhama-maroma0083
alhama-maroma0084
alhama-maroma0085
alhama-maroma0088

BREVE HISTORIA DE LA COMARCA DE ALHAMA DE GRANADA


Surge como un enclave importante al gozar de una situación privilegiada, paso natural entre la costa malagueña y la vega de Granada. La localidad está enclavada entre las sierras que conforman el parque natural de las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. El río Marchán se abre a la vega al pie de impresionantes tajos.  Desde época prehistórica, fue un lugar poblado. Aprovechando los poderes curativos de sus aguas, los romanos y después los árabes la convirtieron en un enclave importante. Entre los muchos vestigios destacan: restos del Neolítico en los márgenes del río Marchán, en las proximidades del casco histórico, junto a los baños termales, etc. La localidad es punto obligado de paso en dos de las rutas del Legado Andalusí: la ruta de Ibn Battuta y del escritor norteamericano Washington Irving.

Es, sin duda, la época musulmana la que ha dejado su huella en el barrio antiguo, calles estrechas y angostas dan lugar a pintorescos rincones que combinan las costumbres árabes con las formas castellanas. con la conquista cristiana surgieron nuevos edificios: la Cárcel, el Pósito, la Casa de la lnquisicíón o la iglesia de la Encarnación, que emerge por encima del perfil actual de la ciudad.

Destacan los hallazgos arqueológicos de los cortijos de “El Navazo” y “El Chopillo” a unos diez kilómetros de la misma ciudad de Alhama, al igual que los encontrados en la Cueva del Agua, de la Mujer y Los Molinos.

Monumentos
Puente romano.
Casa de la Inquisición. (Propiedad privada)
Pósito. (Propiedad privada)
Hospital de la Reina. ( Edificio público)
Caño Wamba.
Cárcel. (Edificio público)
Iglesia Mayor de la Encarnación, con museo eclesiástico
Iglesia del Carmen.
Convento de San Diego. Dulces hechos por las monjas de clausura.
Balneario de Alhama de Granada. (Propiedad privada)
 
Lugares de interés
Parque natural de las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama.
Itinerario botánico por la Presa y Tajos de Alhama.
El Robledal, la Alcauca, los Nacimientos y Barrancones.
Tacita de Plata y la Maroma, Pozas bajas y el barranco Valdinfiemo.
 
Gatronomía.
Olla jameña.
Vino del terreno.
Postres y dulces de las Monjas Clarisas.
 
Fiestas típicas y locales.
2 de febrero.- La Candelaria, una fiesta típica de vecinos.
3 día precedentes al Miércoles de Ceniza, y el domingo siguiente se celebra el carnaval alhameño, famoso por conservar la tradición de carnaval rural.
Agosto.- Festival de la canción que se iniciara en 1966

PRESENCIA DEL HOMBRE PREHISTÓRICO EN TODA LA COMARCA

El origen de Alhama y su comarca se pierde en la noche de los tiempos. Los hombre del paleolítico, neolítico, íberos, fenicios, romanos, visigodos, musulmanes,... todos han dejado importantes huellas de su permanencia y paso por estas tierras.
Los hallazgos arqueológicos de los cortijos de “El Navazo” y “El Chopillo”, a unos diez kilómetros de la misma ciudad de Alhama, y los del Llano de Zafarraya nos ponen en evidencia la ocupación temprana de la región de Alhama por el hombre prehistórico, ya en el Paleolítico Medio, hace poco más de cien mil años.
En lo que al Neolítico se refiere son importantes los yacimientos que se conocen, siendo algunos de ellos estudiados desde el último tercio del siglo pasado. Destacan en este periodo: la Cueva del Agua, cuyos hallazgos pusieron de manifiesto el carácter agrícola y ganadero de habitantes de la misma, y de la Mujer, cuyo material obtenido en estos últimos ciento veinte años se encuentra por diversos museos arqueológicos. Estas dos importantes cuevas están situadas en el cerro denominado “Mesa del Baño”, entre la ciudad de Alhama y sus Balnearios, aproximadamente; la Cueva de los Molinos, casi en el mismo núcleo urbano de Alhama, junto a las antiguas fábricas de harina, de la que se obtuvo abundante y diverso material, denotando su cerámica una extraordinaria calidad técnica.
De la Edad del Cobre se han encontrado yacimientos como el de “Los Colmenares? de Ventas de Zafarraya, el dolmen del Llano de Zafarraya, al pie de Sierra Tejeda.
Se cuenta también en nuestra comarca con el importante yacimiento arqueológico de la Mesa de Fornes, un asentamiento con hábitat del Bronce Final con continuidad hasta la Edad de Hierro y época ibero-romana en el que aparecieron importantes restos de materiales de estas épocas.
Con los yacimientos de la Edad de Bronce hallados, se observa que la característica esencial de estos asentimientos en las Tierras de Alhama era la situación estratégica de los mismos.
De la Época Ibérico Antigua tenemos la vasija de la cima del Cerro del Balneario, la denominada “Cantimplora de Alhama”, junto a la que aparecieron varios materiales más, siendo el inicio de estas producciones, al menos, del siglo VII antes de Cristo.

LA RUTA

Área de EL ROBLEDAL-LA MAROMA

Dificultad: Media-Alta
Duración: 6 h Ida y Vuelta
Desnivel: 1070 m
Distancia: 5 km
Época recomendada: Primavera y Otoño, está desaconsejado en invierno con nieve o con riesgo de niebla. Tampoco es recomendable en verano por las altas temperaturas

Iniciamos el recorrido en el área recreativa “El Robledal”.
La senda se inicia desde el tramo de pista existente que sube en dirección a “Los barracones”. En este tramo se recorre una plantación artificial mezclada con una masa natural en la que podemos encontrar muchas especies arbóreas, algunas ciertamente singulares, como la Pseudotsuga que raramente se encuentran en los montes de Andalucía. También pueden encontrarse en esta espesura cedros, castaños, rebollos, arces y quejigos. Unos quinientos metros después, es preciso desviarse a la izquierda, tal como indica la señalización atravesando una magnífica muestra de bosque natural regenerado en estos años, donde abundan las encinas, los quejigos, los arces y los robles, llegando a desafiar ya con su porte erguido a los pinos que les dieron protección inicialmente. En estos pinares, encontraremos principalmente pino negral (Pinus pinaster), gran productor de madera, resina y setas (níscalos principalmente). Esta especie va sustituyéndose progresivamente a medida que subimos la ladera por pino salgareño (Pinus nigra) y pino albar (Pinus sylvestris).
La senda como tal, aparece repentinamente cuando dejamos el último tramo de pinar viejo y la pista existente se estrecha apenas sin darnos cuenta. Durante unos quinientos metros, discurre entre pinares y matorral, sin apenas sentirse la pendiente. A medida que nos adentramos en el barranco de los Presillejos, se acentúa la pendiente y se dificulta el paso por la presencia de roca. Se atraviesa una zona de escarpes rocosos de unos trescientos metros de longitud en la que la senda se hace sinuosa y el caminar algo difícil. En estas paredes pueden encontrarse a finales de primavera muchas de las plantas rupícolas características de este conjunto montañoso. Hacia arriba, la Peña del Sol se muestra como una aguja rocosa de perfil un tanto redondeado que será nuestra guía en el ascenso. El pico Maroma, no estará nunca a nuestra vista desde aquí.
A una hora de camino, llegamos a un tramo nuevamente plano situado en la divisoria de ambos barrancos. A la izquierda se nos muestran unas asombrosas paredes rocosas por las que se descuelgan algunos arroyos. Son las conocidas como “Chorreras de las Vacas”. Aquí la senda de ascenso se cruza con otras que recorren estas laderas y podemos confundirnos si no se presta atención. Nuestro camino sigue buscando el pico que corona el barranco de los Presillejos, por el que iniciamos la subida.  En esta zona, domina ya el pino albar o silvestre, con magníficos ejemplares. También son frecuentes ya los arces y mostajos (Sorbus aria), que en otoño muestran una magnífica combinación de colores en el follaje.
Cuando la pared rocosa que se nos presenta a nuestra izquierda parece abrumarnos por su masividad y prominencia, estamos ya en el conocido “Salto del Caballo”. Estamos aquí atravesando un magnífico bosque de alta montaña en el que además del pino salgareño y el pino albar, encontramos arces, mostajos, rosales, cornicabras, tejos, madreselva arbórea, durillo dulce (Cotoneaster granatensis), guillomo o durillo (Amelanchier ovalis) y empiezan a ser frecuentes las especies del matorral espinoso de alta montaña.
En esta zona está la mayor concentración de tejos de todo el macizo montañoso, y probablemente de toda Andalucía.  La senda se asienta sobre sustrato rocoso y serpentea nuevamente para coronar el barranco, llegando al llamado “Puerto de las Loberas”. Aquí se encuentran los “hoyos de Tacita de plata”, donde encontramos una magnífica representación del matorral almohadillado espinoso característico de las cumbres y dominado por piornos de varias especies. La subida deja a un lado la senda que marca el terreno y atravesando estos hoyos por una u otra margen, se llega a la divisoria de aguas del macizo montañoso y que sirve como definición física del limite provincial entre Málaga y Granada.
Siguiendo esta misma divisoria, se llega en unos veinte minutos al pico Maroma, definido por el vértice geodésico. Las vistas que se divisan desde aquí son las más elevadas de Andalucía Occidental.

F O T O G R A F I A
CRISTOBAL POYATO

Página Inicio | Novedades | Sierra Nevada | Pirineos | Picos de Europa | Luque | Barrancos | Axarquía | Act. Grupo M. Tiñosa | Subbética Cordobesa | Sierras de Jaén| Contacto