Sierra de Gredos

La sierra de Gredos pertenece al sistema central y está situada en el extremo sur de la provincia de Ávila, al sur de Castilla y León, a unos 60 kilómetros de la ciudad de Ávila Patrimonio de la Humanidad y a 170 kilómetros de Madrid.

Su máxima altitud se da en la provincia de Ávila en la Plaza del Moro Almanzor a 2.592 m, en el término municipal de Candeleda. Está declarada parque regional. Gredos es una de las sierras más extensas del Sistema Central y está compuesta por cinco valles fluviales: Alto Tormes, Alto Alberche, Tiétar Oriental, Tiétar Occidental y la Vera, y Valle del Ambroz. En torno a sus grandes moles graníticas basculan cuatro comunidades autónomas: Castilla y León, Extremadura, Castilla-La Mancha y Madrid; extendiéndose de Este a Oeste desde San Martín de Valdeiglesias a Hervás y de Norte a Sur del valle del Tormes a Rosarito. Su agreste relieve ha servido de refugio a la tribu celta más meridional (los vetones) y a otros rebeldes históricos como El Empecinado o los maquis.
La Sierra de Gredos se divide en tres sectores: oriental hasta la falla del Puerto del Pico, central hasta la falla de Plasencia (Puerto de Tornavacas) y occidental o Sierra de Béjar.

Sector oriental

Se levanta por el sur sobre la falla Norte del Tietar, cabalgando los sedimentos terciarios de la fosa de este nombre. El límite norte del horst, por su parte está estructurado por un sistema de fracturas de dirección NE, como la falla del Burguillo , y E-O a ONO, como la de Navaluenga, a la que adapta su curso el Alberche. Los picos más destacados de este sector:


El Torozo 2.025 m
Cabezo de Mijares 2.190 m
Risco de Miravalles 2.010 m
Risco del Artuñero 2.011 m
Lanchamala 1.999 m
Alto del Mirlo 1.770 m


Sector central

Al O de la falla del Puerto del Pico, se eleva el Alto Gredos. El horst de Gredos prolonga su elevado escarpe sobre la fosa del Tietar. El borde meridional del horst se adapta a la falla NE, de Candeleda a Arenas de San Pedro, en el extremo oriental, y después a la ONO de la garganta de Minchones. En el extremo Norte del horst se prolongan las estructuras del Gredos oriental, en concreto las fallas de tendencia media E-O, a las que se adapta en este caso la fosa recorrida por el Tormes. Entre Gredos central y la Sierra de Villafranca y La Serrota aparecen dos depresiones, la del Tormes y la de Navadijos (cabecera del Alberche) separadas por el bloque de Miguel Muñoz. Enmarcado por las citadas depresiones tectónicas el horst del Alto Gredos, es un sistema de bloques casi exclusivamente granítico vigororosamente levantados y sensiblemente basculados hacia el N (es decir hacia los valles altos del Tormes y del Alberche).La vertiente meridional es un enorme escarpe complejo de falla, que con acusadísimas pendientes se yergue sobre La Vera extremeña; la vertiente septentrional aparece como un extenso plano inclinado, correspondiente a la superficie de arrasamiento previa a la dislocación y al levantamiento. En el sector central se localiza el Circo de Gredos.
Los picos más elevados de este sector:

Morezón 2.393 m
Risco de las Hoyuelas 2.318 m
El Enano 2.315 m
La Campana
Cuchillar de los Cerraillos 2.364 m
Los Tres Hermanitos 2.277 m
El Perro que fuma 2.342 m
El Casquerazo 2.437 m
Cuchillar de las Navajas
Almanzor 2.592 m
Cerro de los Muertos 2.474 m
Muela de la Galana
Pico La Galana 2.564 m
Risco del Gutre
Risco Negro 2.295 m
Canchal de la Galana
La Mira 2343 m
Cabeza Nevada 2.433 m

Sector occidental

Situado entre el puerto de Tornavacas y el corredor de Béjar, y con una cota máxima de 2.430 m. en el Canchal de la Ceja.

FAUNA

La elevada altitud de esta Sierra, unida a la mayor continentalidad del clima en los pisos superiores, ha favorecido los fenómenos de aislamiento poblacional y la presencia de especies montanas de tipos fríos cuyos antecedentes espaciales más próximos se encuentran en sistemas montañosos del norte peninsular, sin olvidar la disimetría tan acusada existente entre las vertientes de la Sierra y la existencia de un gradiente térmico y climático Norte-Sur..., todos estos factores propician la presencia de comunidades faunísticas con un elevado número de taxones endémicos, singulares o de procedencia biogeográfica diversa. Fiel reflejo de ello son las más de 230 especies de vertebrados catalogados, entre las que se encuentran numerosos endemismos peninsulares a nivel específico y cuatro endemismos subespecíficos locales. El área de distribución de los endemismos locales se sitúa en la zona de cumbres, pertenecen a dos clases de vertebrados: la clase Amphibia, representada por la salamandra del Almanzor y el sapo de Gredos y la clase Mammalia, con el topillo nival abulense y la cabra montés. Junto a ellos no se pueden olvidar otras especies como el barbo ibérico, barbo comiza, pardilla, en lo referente a peces. En cuanto a los anfibios y reptiles destacar la presencia de especies como rana de San Antonio, sapo partero, víbora hocicuda, lagarto verdinegro, galápago europeo... Entre la abundante avifauna de Gredos hay que destacar dos especies consideradas en peligro de extinción: el águila imperial y la cigüeña negra, otras seis están consideradas vulnerables: garza imperial, cigüeña común, alimoche, aguilucho cenizo, tórtola y buitre negro, pero la lista continúa: águila calzada, águila culebrera, azor, gavilán, buitre leonado, águila real, pechiazul, acentor alpino, roquero rojo, colirrojo tizón... Los mamíferos son también numerosos: desmán de los Pirineos, musaraña española, musaraña enana, ratilla de Cabrera, nutria, gato montés, lince... dan idea de la riqueza faunística de este Espacio.

FLORA

Están aquí representados 4 de los 5 pisos bioclimáticos de la Región fitosociológica mediterránea. En la cara Norte el matorral es predominante, ya sea el piornal (Cytisus purgans) en las cumbres, o la mezcla de leguminosas, a veces con labiadas, brezos o jaras. La escasa vegetación arbórea está constituida principalmente porlos pinares de Pinus sylvestris de Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino, así como las manchas diseminadas de rebollo en el valle del Tormes; la encina se presenta predominante en estrato arbustivo y formas amatorraladas, con algunas formaciones adehesadas muy escasas. En la cara Sur, por el contrario, abundan los pinares de Pinus pinaster, alternándose con cultivos en terrazas y bancales; el jaral (Cistus ladanifer) y el brezal (Erica sp.) ocupan grandes extensiones y, a veces, íntimamente entremezclados; hacia el Oeste, las formaciones claras de rebollo y enebro sobre pedregales erosionados y laderas pronunciadas hablan de la degradación a que se han visto sometidas las masas de bosque marcescente. En las márgenes de todos los cursos de agua se instalan especies ripícolas de un modo testimonial, la especie más común es el sauce, junto a alisos, chopos, álamo negro..., en la parte alta de las gargantas aparecen ejemplares aislados de abedul, reseñar la presencia de pequeños grupos o ejemplares aislados de "loros" (Prunus lusitanica) que se encuentra en la parte baja de las gargantas de esta cara meridional. Pero el principal valor ecológico de esta Sierra reside en la vegetación rupícola, adaptada a vivir aprovechando los menores resquicios de la roca y soportando las durísimas condiciones ambientales, se han diferenciado especies propias de estas áreas (Reseda gredensis, Biscutella gredensis, ...).

F O T O G R A F I A
CRISTOBAL POYATO

Página Inicio | Novedades | Sierra Nevada | Pirineos | Picos de Europa | Luque | Barrancos | Axarquía | Act. Grupo M. Tiñosa | Subbética Cordobesa | Sierras de Jaén| Contacto