Lavaderos de la Reina
Slideshow

lavaderos_130609_1382
lavaderos_130609_1385
lavaderos_130609_1388
lavaderos_130609_1391
lavaderos_130609_1393
lavaderos_130609_1397
lavaderos_130609_1409
lavaderos_130609_1412
lavaderos_130609_1414
lavaderos_130609_1417
lavaderos_130609_1427
lavaderos_130609_1428
lavaderos_130609_1429
lavaderos_130609_1431
lavaderos_130609_1434
lavaderos_130609_1440
lavaderos_130609_1443
lavaderos_130609_1444
lavaderos_130609_1446
lavaderos_130609_1463
lavaderos_130609_1465
lavaderos_130609_1472
lavaderos_130609_1478
lavaderos_130609_1481
lavaderos_130609_1483
lavaderos_130609_1490
lavaderos_130609_1493
lavaderos_130609_1494
lavaderos_130609_1499
lavaderos_130609_1508
lavaderos_130609_1511
lavaderos_130609_1519
lavaderos_130609_1533
lavaderos_130609_1535
lavaderos_130609_1546
lavaderos_130609_1554
lavaderos_130609_1556
lavaderos_130609_1564
lavaderos_130609_1575
lavaderos_140609_1325
lavaderos_140609_1326
lavaderos_140609_1335
lavaderos_140609_1338
lavaderos_140609_1340
lavaderos_140609_1344
lavaderos_140609_1349
lavaderos_140609_1353
lavaderos_140609_1354
lavaderos_140609_1355
lavaderos_140609_1358
lavaderos_140609_1359
lavaderos_140609_1365
lavaderos_140609_1367
lavaderos_140609_1368
lavaderos_140609_1373

Disfrutamos de un recorrido inolvidable por la cabecera del Río Maitena en el maravilloso paraje de los Lavaderos de la Reina, donde el modelado glaciar ha labrado un escenario mineral y lagunar impresionante.
Durante todo el trayecto gozamos de extraordinarias vistas no sólo de las cumbres de Sierra Nevada, también de las depresiones de Granada y Guadix, así como de las sierras de Baza, la Sagra, Cazorla, Mágina, etc.
Rodeamos desde la Piedra de los Soldados la enorme loma del Picón de Jérez, el tres mil más occidental de la Sierra, presidiendo todo nuestro recorrido, desde el denso pinar del Marquesado hasta los prados ganaderos del Camarate y de la Dehesa de la Hoyas.

RECORRIDO

Dejamos los coches en el inicio del cortafuegos que da ascenso al Postero Alto, andamos unos dos km. y dejamos la pista cortafuegos y nos adentramos por un camino que sale a nuestra derecha que en suave decenso nos llevará junto a un un Canal ruinoso a un corral para después bajar al Río Alhorí. Este canal pertenecía a una de las abundantes minicentrales hidroeléctricas que funcionaron en esta comarca.
Atravesamos el río por un puente de madera y enseguida comienza el ascenso por la otra vertiente que nos lleva entre prados, con restos de algún cortijo, y bosquetes de pinos hasta alcanzar el aprisco de Corral Nuevo.
En este paraje abierto tenemos vistas del Refugio Postero y de la Loma del Medio.
Continuamos la subida dejando a la derecha Corral Nuevo, para girar más arriba a la derecha, en dirección noroeste, introduciéndonos de nuevo en el pinar. Más adelante el
sendero llanea para llegar al Barranco de Hervás, entre peñas, pinos y diversos arbustos.
Atravesamos el arroyo y en ascenso alcanzamos enseguida el límite del pinar, donde encontramos un bello paraje con buenas vistas, bajo una zona rocosa conocida como las Piedras de Vicente. En este punto llevamos recorrido aproximadamente unos 6 Km. Desde aquí tenemos vistas a la altiplanicie del Marquesado y a alguno de sus
pueblos.
A partir de ahora hasta el final del tramo caminaremos por piornal y pastizal de alta montaña, en zona expuesta a vientos, donde no vamos a tener el cobijo de la loma ni del bosque de pino. Continuamos el recorrido atravesando el prado que hay sobre el pinar, para llegar enseguida a un carril. Tomamos este camino en la pequeña cabecera de un arroyo, y después de llanear unos trescientos metros por él, dejamos a la derecha un camino.
Seguimos nuestra dirección y un poco más adelante llegamos a un cruce de pistas en el Cerro de los Bolos, a 2.000 m de altitud, con vistas al Barranco Bernal. En esta encrucijada de caminos tomamos el carril que asciende a la izquierda por la loma, en dirección suroeste, hasta una meseta, donde dejaremos las rodadas de vehículos en el piornal, para desviarnos por la vereda a la derecha rodeando la cabecera del Arroyo del Bernal.
Alcanzamos la loma, donde hay una cerca de ganado que atravesamos por el portillo, dejando atrás el término municipal de Jérez del Marquesado para entrar ahora en el de Lugros, a través de la finca ganadera de la Dehesa del Camarate.
Desde este punto, cuando llevamos recorridos más de 9Km. desde el inicio, tenemos otro espléndido panorama del entorno de Sierra Nevada; por algo esta misma loma que culmina en el Picón de Jérez, tiene resaltes rocosos conocidos por Mirador Bajo y Alto.
El sendero desciende en línea recta, a media ladera entre sabinas y arbustos espinosos, como el agracejo, contemplando a lo lejos, mucho más abajo, los prados y robles del entorno del Cortijo del Camarate, en la otra vertiente del barranco.
Conforme perdemos altura, observamos la loma rocosa a la que nos acercamos poco a poco, pues luego la atravesaremos por una cerca ganadera. Pero antes, bajamos a un carril que seguimos a la izquierda en sentido ascendente, cruzando el Barranco de las Chorreras, en una zona de borreguiles.
Continuamos subiendo por el carril, unos 200 metros, para tomar a la izquierda la vereda, dejando el carril justo cuando comienza a bajar camino del pueblo de Lugros. Enseguida alcanzamos la cerca junto a una peña. La cruzamos volviendo a cerrar el portillo y a unos metros enlazamos con unas rodadas por las que ascendemos un duro repechón hasta llegar a la Piedra de los Soldados, a 11,5 Km.
Nos llaman la atención la curiosa disposición de las piedras, clavadas en vertical, que semejan un disperso ejército de soldados petrificados. Pero sobre todo impresionan el panorama que se aprecia desde este privilegiado paraje, que alcanza, si el día está nítido, a las sierras de Castril, Cazorla, la Sagra, etc.
Encontramos en este lugar la misma cerca que antes atravesamos y que baja nada menos que del Mirador Alto. Este cercado ganadero separa la Dehesa del Camarate, que dejamos, de la Dehesa de las Hoyas, donde entramos, ya en el municipio de Güéjar-Sierra. Estamos en una vía pecuaria. Nada más cruzar la cerca por el portillo, vemos que sale a la derecha, paralelo a la cerca, el camino que sigue la vía pecuaria que va de Güéjar-Sierra a Jérez del Marquesado. El sendero Sulayr continúa perpendicular a ésta nada más cruzar la cerca, llaneando en dirección a unas rocas. Más adelante se pasa el Barranco de Cabañiles.
Continuamos a media ladera atravesando prados ganaderos y zonas de piornal, a veces tan denso que cierra la vereda, por lo que debemos prestar atención al recorrido para no perdernos.
Cruzamos ahora el Barranco del Espolón o del Castillejo, llamado así por la forma que tienen unas rocas de lo alto que asemejan un castillo. Enseguida atravesamos un pequeño arroyo. El sendero sube y baja, pero mantiene la altura. Atravesamos un prado ganadero y un piornal muy cerrado. A continuación es el Barranco de las Covatillas el que cruzaremos después de haber seguido un trecho paralelo a él, para atravesarlo debajo de unas peñas.
Nada más pasar este arroyo, hay una corta subida que nos sitúa dentro del valle glaciar de la cabecera del Río Maitena, cuando llevamos recorrido algo más de 15 Km. Este paraje es conocido popularmente como Lavaderos de la Reina, final de nuestro recorrido. El regreso lo hacemos por el mismo camino.

F O T O G R A F I A
CRISTOBAL POYATO

Página Inicio | Novedades | Sierra Nevada | Pirineos | Picos de Europa | Luque | Barrancos | Axarquía | Act. Grupo M. Tiñosa | Subbética Cordobesa | Sierras de Jaén| Contacto