Ruta de las Ermitas, Valle de los Pedroches

seufemia0001 seufemia0002 seufemia0003 seufemia0004 seufemia0006 seufemia0008 seufemia0009 seufemia0014 seufemia0020 seufemia0025 seufemia0026 seufemia0028 seufemia0031 seufemia0034 seufemia0039 seufemia0041 seufemia0042 seufemia0050 seufemia0054 seufemia0055 seufemia0056 seufemia0057 seufemia0060 seufemia0062 seufemia0064 seufemia0065 seufemia0068 seufemia0069 seufemia0071 seufemia0072 seufemia0074 seufemia0078 seufemia0079 seufemia0080 seufemia0081 seufemia0082 seufemia0084 seufemia0088 seufemia0093 seufemia0096 seufemia0097 seufemia0098 seufemia0101 seufemia0103 seufemia0105 seufemia0107 seufemia0109

DATOS DE INTERÉS:

Santa Eufemia. Eternamente vigilada por el Castillo de Miramontes, antigua fortaleza musulmana, gran otero de la comarca y de Extremadura; Villa de realengo, Señorío de Santa Eufemia, afanoso conquistador del norte de la provincia, donde los restos de la muralla que guardaba la ciudad y sus torreones lo atestiguan. Iglesia de la Encarnación, de bello estilo gótico-mudéjar, puerta de la Villa y ermita de Santa Eufemia. Blanco pueblo que se derrama por la sierra de su mismo nombre, espléndido paraje de bosque mediterráneo de gran tradición cinegética, donde sobrevuela el águila real y el buitre. Río Guadalmez, frontera natural de la provincia, auténtica reserva faunística en cuyas aguas aún juguetea la nutria. Especialmente hospitalarios son los calabreses en sus fiestas mayores: las de la patrona, Santa Eufemia, con hermandad de origen medieval y militar. Relleno en San Isidro y roscas por San Blas.                  
La ruta que nos ocupa tiene su inicio en el pueblo más septentrional de Andalucía, Santa Eufemia, que dista unos 100 kms. de la capital cordobesa. Enclavado en la comarca del Valle de los Pedroches, con una población de 1260 habitantes y una altitud de 561 m., se sitúa al norte de la provincia de Córdoba y se encuentra flanqueado por la sierra de su mismo nombre, sobre la cual se encuentra el castillo de Miramontes, antigua fortaleza musulmana. Dicha fortaleza sirve de enclave entre la Región Andaluza y la de Castilla-La Mancha. Esta villa fue integrada por Fernando III en el ano 1243 al concejo de Córdoba, aunque pasadas varias décadas seria Sancho IV quien la cedería en señorío al alcalde mayor de la misma, Fernando Díaz. Se cuenta que con posterioridad Pedro Carrillo tuvo un conflictivo mandato entre finales del siglo XIV y principios del XV, debido a que en su afán expansionista mantuvo diferentes enfrentamientos con las villas realengas de los Pedroches, hasta que se puso fin con una concordia en el año 1631.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA
Esta ruta es de las denominadas de senderismo ripario, ya que transcurre en gran parte por varios cursos fluviales como son el arroyo de la Cigüeñuela, el rió Guadalmez y el arroyo de Santa María.
Este itinerario parte de la carretera local que va desde Santa Eufemia a Pedroche, concretamente al paso por el pequeño puente que salva el arroyo de la cigüeñuela es donde comenzamos nuestra ruta. Tomaremos un camino que transcurre paralelo a este arroyo. La primera ermita se encuentra enclavada en el paraje conocido como el Donadío, se trata de la ermita de Santa Eufemia y se caracteriza entre otras cosas por su peculiar nido de cigüeñas. Nos encontramos ya muy cerca del río Guadalmez y según cuenta la tradición esta ermita fue erigida en el lugar donde acamparon las tropas de Alfonso VII antes de la conquista de la villa. La Ermita, de sencilla construcción, es de una sola nave de 12,6 por 8,6 m. con dos arcos fajones apuntados, de ladrillo con arranques sobre pilares de piedra y, al exterior, gruesos contrafuertes. Su portada, protegida por un pórtico de posterior construcción, es de ladrillo blanqueado con cal, con arco de medio punto. Al interior, en su cabecera, se abre un nicho semicircular abovedado, decorado con un fresco del S. XVI en el que se representa a la Santa flanqueada por escenas de martirio.
Seguidamente y tras abandonar la ermita iremos acercándonos al cauce del río Guadalmez, que proveniente de la Sierra de Alcudia, en la Comunidad de Castilla-La Mancha, nos acompañará durante un trecho. EI Guadalmez da muestra de su palpable riqueza tanto faunística como vegetal, ya que acoge a diversidad de especies como: ánades reales, cercetas, garzas y más raramente las escurridizas nutrias. Un poco mas adelante, a nuestra izquierda podremos ver las llamadas "Casas de las Perdigueras, donde también se ha instalado una pequeña comunidad de Cigüeñas. Cerca de este lugar y si el río viene con poco caudal podremos observar la existencia de un vado que enlaza ambas orillas, a nuestra derecha el camino de Los Molinos del Horcajo en la provincia de Córdoba y a la izquierda, en la margen opuesta con la provincia de Ciudad Real, ya que el río Guadalmez sirve de frontera natural entre ambas provincias. Nosotros seguiremos por la margen que traíamos hasta encontrarnos a los pocos minutos en la confluencia del arroyo Santa María, punto en el que dejaremos al río Guadalmez seguir su curso hasta su desembocadura en el río Zújar, para emparejarnos desde ahora y hasta el final de nuestra ruta con el mencionado arroyo de Santa María.
Siguiendo nuestra ruta iremos salvando los obstáculos que la mano del hombre sigue implantando por doquier, incluso en lugares donde no esta permitido, como es el mismo cauce del arroyo, y que en algún punto concreto nos vemos obligados a sortear. Justo después de salvar uno de estos vallados cruzaremos a la orilla opuesta y consiguiendo una pequeña elevación momentánea sobre el lecho del río, podremos divisar si nos giramos sobre nuestros pasos el pueblo de Santa Eufemia ya en la lejanía recostado bajo la sierra a la que da nombre. Desde aquí nos iremos encaminando hasta el final de nuestra andadura, la ermita de la Virgen de las Cruces Situada en el paraje de Valdefuentes, a medio camino entre las poblaciones de Santa Eufemia y El Guijo, reconstruida sobre las ruinas de una anterior construcción del S. XIV. De una sola nave cubierta con artesonado de vigas, es de destacar su fachada de piedra de granito labrada con arco apuntado, enmarcado en alfiz de estilo claramente mudéjar típico de la zona. Su aspecto actual data de 1898., año en el que la Marquesa de Torrecilla, cedió al entonces Alcalde de Santa Eufemia, D. Miguel Guillermo Romero y al párroco D. Martín Caballero Atalaya, un pedazo de terreno en el quinto "El Cubillo" (lugar donde se ubica la Ermita), para el servicio y expansión de la misma. El origen de esta devoción se remonta allá a los años de 1548 al 1560, en los que Santa Eufemia, junto con los vecinos de El Guijo y Torrecampo, salió indemne de una epidemia que asoló la comarca de Los Pedroches. Los tres pueblos veneraban la Imagen en el actual Santuario de la Virgen de las Cruces (El Guijo). Habiendo perdido Santa Eufemia sus derechos sobre la Virgen de las Cruces en el año 1897, el pueblo calabrés reconstruyó esta Ermita, sobre su campanario se aloja otra espectacular colonia de cigüeñas.

CRISTOBAL POYATO
F O T O G R A F I A