Torcal de Antequera
Slideshow
Panorámica torcal
TORCAL1
torcal080006
torcal081003
torcal083049
torcal083050
torcal083054
torcal083055
torcal083056
torcal083057
torcal083058
torcal083059
torcal083061
torcal083062
torcal083064
torcal083065
torcal083066
torcal083069
torcal083071
torcal083073
torcal083075
torcal083078
torcal083079
torcal083081
torcal083084
torcal083085
torcal083088
torcal083090
torcal083093
torcal083094
torcal083096
torcal083097
torcal083098
torcal083099
torcal083100
torcal083102
torcal083103
torcal083104
torcal083105
torcal083106
torcal083108
torcal083110
torcal083111
torcal083112
torcal083113
torcal083116
torcal083117
torcal083118
torcal083119
torcal083120
torcal083121
torcal083122
torcal083123
torcal083124
torcal083125
torcal083126
torcal083127
torcal083128
torcal083131
torcal083132
torcal083135
torcal083140
torcal083143
torcal083144
torcal083146
torcal083147
torcal083148
torcal083152
torcal083153
torcal083155
torcal083158
torcal083161
torcal0800061

Paraje Natural Torcal de Antequera

El Paraje Natural "Torcal de Antequera" es un paraje natural situado en el término municipal de Antequera, en la provincia de Málaga en Andalucía (España), famoso por las caprichosas formas que los diversos agentes erosivos han ido modelando en sus rocas calizas. Su extensión es de unos 20 kilómetros cuadrados. Representa una muestra del paisaje cárstico de Europa.

ORÍGENES
Sus orígenes se remontan al período Jurásico, más concretamente la Era Secundaria, es decir, hace unos 150 millones de años. Por aquel entonces la zona constituía un alargado pasillo marítimo que comunicaba, desde el Golfo de Cádiz hasta Alicante, los primitivos océano Atlántico y mar Mediterráneo. Fueron los Plegamientos Alpinos, en la Era Terciaria, los que provocaron que emergieran los sedimentos calizos depositados en el fondo de este brazo oceánico, dando lugar a sierras, cuyas cumbres adoptaron, con frecuencia, forma de "champiñón".

CARACTERÍSTICAS GEOLÓGICAS
El Torcal está constituido por rocas calizas de tres tipos: oolíticas, brechoides y clásticas. Todas ellas tuvieron su origen en el fondo marino durante el periodo Jurásico, en el período comprendido entre 250 y 150 millones de años atrás. Los sedimentos acumulados en el fondo del mar se agregaban mediante la acción cementadora de las sales y precipitados de la disolución marina. Empujados por las fuerzas del plegamiento alpino emergieron hasta la superficie, conservando buena parte de su horizontalidad a pesar de haber ascendido más de 1.000 metros sobre el nivel de superficie de las aguas. Más tarde, una serie de fracturas generaron grietas (diaclasas) y sistemas de fallas que se entrecortan en ángulo recto (orientación NW-SE y NE-SW); la erosión y hundimiento de dichas grietas ha producido lo que llamamos hoy día callejones o "corredores". A partir de este momento el conjunto queda sometido a un proceso de erosión característico, el modelado cárstico. La gelifracción, o fractura de la roca por la acción de cuña que supone el agua que absorbe la roca y se hiela por la acción del frío, junto con la disolución diferencial de las distintas calizas por el efecto ácido del CO2 atmosférico presente en el agua de lluvia, han modelado multitud de formas en las rocas. En primer lugar hay que destacar la frecuencia de horizontalidad en los estratos de roca, hecho que no es habitual en las montañas calizas andaluzas. Esta horizontalidad queda acentuada con la erosión, apareciendo una disposición rítmica de los estratos generada por rotura diferencial al encontrarse alternadas calizas con distinta porosidad y capacidad de absorción de agua. Esta cuña de hielo ha esculpido singularidades rocosas, generando una completa colección de piezas naturales a las que se les pueden atribuir semejanzas con formas de la vida cotidiana (El Tornillo, simbolizado en el logotipo del Paraje, el sombrerillo, el adelantado, el ataúd, los prismáticos, el cáliz, el dado, etc.). Además, la disolución de las rocas a nivel superficial da lugar a lo que se conoce como lenar o lapiaz, terrenos rocosos donde es difícil el tránsito a pie.

FORMAS SUBTERRÁNEAS
Como todos los macizos calizos, el Torcal presenta una enorme riqueza en simas, cuevas y otras formas subterráneas, algunas de ellas de gran importancia histórica como la Cueva del Toro. Su origen se relaciona igualmente con procesos de disolución y ensanche de las calizas subterráneas por la acción del agua de lluvia.

LA RUTA
El sendero que vamos a recorrer se inicia en el aparcamiento del Centro de visitantes Torcal Alto, comparte el tramo inicial con la Ruta Verde señalizada. Esta senda nos permitirá adentrarnos en el corazón del Paraje Natural, flanqueada por impresionantes moles calizas de caprichosas formas que desafiarán nuestro poder de imaginación. Caminaremos a través de un laberinto rocoso que nos transmitirá multitud de sensaciones procedentes del mundo vegetal y faunístico pero, sobre todo, las que inspiran sus "piedras" y ese inusitado silencio que lo envuelve todo.
Podemos encontrar Ombligo de Venus entre las fisuras de las rocas, auténticos túneles de espino blanco, espectaculares formaciones de hiedra, musgos y líquenes y, con suerte, la presencia de algunas cabras monteses.
Descenderemos e iremos abandonando esta ciudad de piedra, este entramado mágico; Ahora una extraordinaria panorámica se nos presenta ante nuestros ojos, la Sierra de la Chimenea, coronada por el Camorro Alto (1369 metros), máxima altitud de este zona.
Conectamos con el cordel de Antequera a Málaga, cerca del cortijo de Robledillo, y nos dirigimos hacia Villanueva de la Concepción, disfrutando de un paisaje dominado por el Valle del Río Campanillas, en la Hoya de Málaga.

F O T O G R A F I A
CRISTOBAL POYATO

Página Inicio | Novedades | Sierra Nevada | Pirineos | Picos de Europa | Luque | Barrancos | Axarquía | Act. Grupo M. Tiñosa | Subbética Cordobesa | Sierras de Jaén| Contacto