PARQUE NATURAL DE SOMIEDO

(RESERVA de la BIOSFERA)

El Parque Natural de Somiedo abarca 29.122 hectareas y constituye una unidad geologica diferenciada dentro de la Cordillera Cantabrica, el manto de Somiedo, con un sustrato compuesto por formaciones siliceas (pizarras, areniscas, cuarcitas) y carbonatadas (calizas y dolomías). Se originó una serie de plegamientos a los que le siguieron el modelaje de los materiales duros sobre blandos y, posteriormente, la erosión fluvial. A su vez, la acción de las lenguas de hielo formadas durante el cuaternario en las zonas mas elevadas creó amplios valles en forma de "U" como los de Saliencia y Ajo. Los principales rios que surcan el territorio son el Somiedo, el Pigüeña, el Valle y el Saliencia. Existe, ademas, numerosos lagos y lagunas, entre los que descuellan, por su tamaño y emplazamiento, los lagos de Saliencia (La Cueva, Calabazosa y Cerveiriz) a 1.600 metros de altitud, y el Lago del Valle. Este último conocido por los lugareños como Tchao o Tchagu, es el más extenso de Asturias y ocupa la de un valle glaciar situado a 1.580 m de altitud, la pie de los picos Albos y la Peña La Mortera; en sus origenes tenía unas dimensiones muy inferiores a las actuales (23,7 ha de superficie y 50 m. de profundidad máxima), pero el embalse de las aguas con vistas a producir electricidad en la central de La Malva ha provocado su posterior agrandamiento. La pronunciada diferencia altimetrica de la zona, que oscila entre los 2194 m sobre el nivel del mar del pico El Cornón y los 400 m. de Aguasmestas, conjugada con la climatología, han dado como resultado un terrotorio que brindó ya a sus primeros pobladores unos habitats concretos en los lugares más resguardados de los duros inviernos y una naturaleza que ha determinado unas formas de vida basadas en la agricultura de montaña y la trashumancia. Como resultado el paisaje aparece tapizado de pastos rotacionales o brañas, donde se han edificado las cabañas de teito y los corros. La adaptación al agreste medio natural de Somiedo ha comportado que sus habitantes tengan las rentas per capita mas bajas de Asturias. En la actualidad, sólo viven en el concejo unas 1600 personas, a las cuales hay que sumar en verano una docena de familias de vaqueiros de alzada que acuden a sus respectivas brañas con el ganado. Pero esos parajes bien conservados, ofrecen perspectivas, basadas en el desarrollo sostenible de los recursos.

Hablar de Somiedo es hablar de un lugar que todavía conserva el encanto de lo salvaje, por algo aquí se encuentra la mayor población de oso pardo de la península, esta especie se podría considerar un medidor biológico ya que nos indica el estado de conservación de la zona. Aunque la mano del hombre ha dejado huella, y se ha deforestado para conseguir espacio para los pastos, aún podemos encontrar bosques, ríos y lagos casi en estado puro.
El Parque Natural de Somiedo, fue creado en año 1.988, ya que anteriormente era una reserva nacional de caza. Se encuentra situado en el suroeste asturiano. El clima, es propicio a las lluvias abundantes y temperaturas no muy extremas, siendo los otoños lluviosos; con inviernos también húmedos y con precipitaciones de nieve, veranos suaves y normalmente cortos donde puede nevar de manera débil en las cumbres más altas, aunque muy ocasionalmente y que no suele durar más que unas horas.

Los bosques ocupan casi la cuarta parte de la extensión del parque. Debido a la existencia dentro de la reserva de casi todas las altitudes que existen en Asturias, tenemos muestras de todos los tipos de bosques asturianos. Abundan los bosques de hayas, con zonas de gran importancia en Saliencia y Valle, robles (Quercus petraea), fresnos, arces y tilos. En otras zonas abunda el acebo, el tejo, abedul, encina carrasca, el quejigo especie mediterránea sólo existente en Somiedo y el Cares dentro de Asturias y castaños.


CRISTOBAL POYATO
F O T O G R A F I A

© C. Poyato 2012